En contraste con el “sello de Dios” en el libro de Apocalipsis, del vidente de Patmos, la “marca de la bestia” es notable. Sin embargo, ¿qué significa ese asunto: la marca de la bestia?
El término “marca de la bestia” es datado únicamente en el libro de Apocalipsis. Específicamente en tres pasajes. La comunidad cristiana en general considera a este asunto simplemente como los que están perdidos, y con razón. Es lógico.[1]

El Apocalipsis y la “marca de la bestia”
La primera vez
 “Y ordenaba que a todos, pequeños y grandes, ricos y pobres, libres y siervos, se les ponga una marca en la mano derecha o en la frente. Y que ninguno pueda comprar ni vender, sino el que tenga la marca o el nombre de la bestia, o el número de su nombre.” (Apoc. 13:16, 17), es interesante notar que es deseable recibir la marca de la bestia, teniendo en cuenta que si no tienes esa marca no podrás “hacer nada”. No obstante al leer detenidamente el pasaje en su contexto, el hecho de tener la “marca” es alarmante, pues los que tienen esa marca, no son tomados en cuenta en el Libro de la Vida (Apoc. 13:8), pues siguen a la Bestia, y esa Bestia es nada más ni nada menos que un agente e instrumento del Dragón, a decir: ¡Satanás!
La segunda vez, “Y el tercer ángel los siguió diciendo a gran voz: “Si alguno adora a la bestia y a su imagen, y recibe su marca en su frente o en su mano, “éste también beberá del vino de la ira de Dios, vaciado puro en la copa de su ira. Y será atormentado con fuego y azufre ante los santos ángeles y ante el Cordero. “Y el humo de su tormento sube para siempre jamás. Y los que adoran a la bestia y a su imagen, y los que reciben la marca de su nombre, no tienen reposo ni de día ni de noche”. “¡Aquí está la paciencia de los santos, los que guardan los Mandamientos de Dios y la fe de Jesús!” (Apoc. 14:9-12). En este contexto claramente todos los que tienen la “marca de la bestia” son vulnerables a la ira de Dios (las siete últimas plagas) con gran furia y son eliminados en el fuego y azufre. Pero los que no tienen la “marca de la bestia”, y al contrario, han sido sellados, son los que “guardan los mandamientos de Dios y tienen el testimonio de Jesucristo”. Con mucha facilidad podemos razonar y concluir en este pasaje que: Los que tienen la “marca de la bestia” lo han recibido de Satanás y serán destinados a sufrir la ira de Dios o las siete plagas y al fuego y azufre en el día del juicio final (después del milenio). Sin embargo, los que no tienen la “marca de la bestia”, tienen el “sello de Dios” en “sus frentes” (Apoc. 14:1 comparar con 7:2-4) y “guardan los mandamientos de Dios y tienen la fe de Jesús” (Apoc. 14:12).
La tercera vez “Y vi como un mar de vidrio mezclado con fuego. Y los que habían alcanzado la victoria sobre la bestia, su imagen, su marca y el número de su nombre, estaban sobre el mar de vidrio, con las arpas de Dios. Y cantaban el canto de Moisés siervo de Dios, y el canto del Cordero, diciendo: “¡Grandes y maravillosas son tus obras, Señor Dios Todopoderoso! ¡Justos y verdaderos son tus caminos, Rey de las naciones!” (Apoc. 15:2,3), de manera extraordinaria este pasaje sería como la conclusión del tema, pues es algo así como el desenlace de los que “no tienen la marca de la bestia”. Pues bien, aquellos que no se han dejado marcar por la bestia, o aquellos que han vencido, son definitivamente los que fueron pacientes y han guardado los mandamientos de Dios y tienen la fe de Jesús; y ellos son los que al fin del conflicto gozan de la tierra nueva o de la nueva Jerusalén y cantan el cántico de Moisés, el cántico de victoria. El capítulo 16 es muy importante considerarlo ya que expone las siete últimas plagas y son los que tienen la marca de la bestia los que sufren y perecen, más los que no tienen son salvados.
En otras palabras, los que tienen la marca de la bestia son destinados a la perdición y los que no, a la salvación.

LA MARCA DE LA BESTIA
Para poder entender bien este asunto es importante ver quién es esa bestia. Pues bien. En el contexto de Apocalipsis 13 la bestia es un poder profético que se desliza desde el libro de Daniel.
Para que sea más sencillo debemos recordar que Daniel 7 y Apocalipsis 13 están hablando del mismo poder: “el cuerno pequeño: La Iglesia Católica Apostólica Romana”. Esto no es nada nuevo, estoy únicamente escribiendo lo que siempre han concluido los teólogos protestantes.
Veamos:
· La bestia recibe poder y autoridad del Dragón: Satanás (Apoc. 13:2)
· La bestia tiene su génesis del imperio romano (Apoc. 13:1-3)
· La bestia blasfema contra Dios (13:5 cf. Dan. 7:25).
· La bestia gobierna terriblemente durante 42 meses; tiempo, tiempos y medio tiempo; tres años y medio; y 1260 años (Apoc. 12:7,14; 13:5 cf. Dan. 7: 25; 12:7).
· La bestia hace guerra contra los santos (Apoc. 12:7 cf. Dan.7:21).
· La bestia tiene influencia mundial (Apoc. 13:16).
· La bestia recibe una herida mortal, pero que será sanada (el 10 de febrero de 1798 en Roma).
· La bestia se une con los Estados Unidos (la segunda bestia).
Con estos datos:
¿Quién es la bestia? LA IGLESIA CATÓLICA APOSTÓLICA ROMANA, es todo el sistema, no es un hombre, o mujer, es el cuerpo católico.
¿Quién es la Babilonia? Pues bien, se dice que la Babilonia “ha caído” y además el mensaje angélico es a “salir de ella”, o sea de Babilonia. Ahora razonemos un poco, al leer Apocalipsis 18, en sus primeros versos nos daremos cuenta que es Babilonia la que ha dado de beber “vino del furor de su fornicación” (Apoc. 18:2,3). Así, el verso 4 nos da las razones por las cuales se debe salir de la Babilonia, esto es para que no “participéis de sus pecados y no recibáis de sus plagas”, entonces, todos los que participen de la Babilonia, son parte del sistema, pues se han embriagado con su “vino” (Leer Conflicto de los Siglos, 498-503). Así, la Iglesia Católica Apostólica Romana es la Babilonia, y las iglesias protestantes que creen como cree la Babilonia (pues han bebido del vino de su fornicación) son parte del sistema y serán presa de las plagas y del fuego y azufre.

La “marca de la bestia”
Después de haber entendido los puntos anteriores, es fácil expresar lo siguiente: La marca de la bestia es EL DOMINGO como parte de un todo: El desacato a la voluntad divina en todas sus expresiones. El domingo está en armonía con el catolicismo romano clásico, y la marca de la bestia es justamente el una característica en oposición a Dios.
Así como el sello de Dios es la señal de los que son de Dios, de la misma forma bíblicamente la marca de la bestia es la señal de los que no son de Dios, y si no son de Dios son definitivamente del enemigo, a decir, Satanás.
Cuando estemos en el tiempo cumbre del fin, se manifestará claramente este cuadro. Se manifestará qué es la marca de la bestia. Los que han estudiado diligentemente su Biblia podrán reconocer el asunto y adorar a Dios como se merece y desea, pero los que han descuidado su estudio serio de la Palabra de Dios han de ir en pos de la bestia y serán marcados por su señal.
¿Cuándo será este evento?
En lo visto, a la luz de la Biblia, todo ello se dará antes del “fin del tiempo de gracia y antes de las siete últimas plagas de apocalipsis 16”, antes de esto el evangelio eterno, la verdad presente será dada al mundo. La Iglesia Adventista del Séptimo Día, el pueblo remanente de Dios, es la comisionada por Dios para dar el último mensaje (Apoc. 18:1-3). El Conflicto de los Siglos páginas 502 y 503 ilustran de manera extraordinaria este asunto “… será cuando los que perseveren en la transgresión recibirán la “marca de la bestia”. Acá Estados Unidos y la Iglesia Católica serán protagonistas al hablar de la “marca de la bestia”.[2]

CONCLUSIONES
La “marca de la bestia” es el DOMINGO, en contraposición con el SÁBADO que es el “sello de Dios”. Es importante mencionar que no es una marca “literal” (como un sello o tatuaje, o chip en la piel como algunos enseñan, etc.), sino que consiste simplemente en OBEDECER A DIOS O NÓ.

 
[1] Edward Reid, ¡El domingo viene! (Bogotá: Asociación Publigadora Interamericana, 1996), 292.
[2] Clifford Goldstein, ¿Una nación bajo la autoridad de Dios? (Buenos Aires: Asociación Casa Editora Sudamericana, 2003), 8.

 

Pr. Heyssen J. Cordero Maraví

Fuente: http://apologeticadventista.blogspot.com/2009/07/la-marca-de-la-bestia-que-es.html

Anuncios