Uno de los temas más complejos y discutidos en el libro de Apocalipsis es sobre los 144 000 y la Gran Multitud del capítulo 7. Y esto se puede notar en las distintas interpretaciones que se ha dado a lo largo de estos años tanto en el mundo protestante como adventista, las cuales se pueden resumir en cinco:

(1) Los 144 000 son judíos literales: esta interpretación está dividida en dos: (a) Una posición preterista, que piensan que los 144 000 son judíos del tiempo de Juan;[1] y (b) Una posición Dispensacionalista, que creen que este grupo son judíos que aparecerán después del rapto secreto.[2]
(2) El número 144 000 es simbólico, y la palabra “Israel”, se refiere a los israelitas espirituales: Los que proponen esta posición[3] rechazan la literalidad de los 144 000 y de las doce tribus. Los 144 000 no pueden ser un número de personas contadas, puesto que, además de ser múltiplo de 12 x 12 x 1000, el número es un símbolo que representa al pueblo de Dios. En el caso de “Israel”, ellos no pueden ser judíos literales puesto que a partir de Cristo, Israel no es más el pueblo de Dios, sino la iglesia, el “Israel Espiritual”.
(3) El número 144 000 es literal, pero “Israel” se refiere a israelitas espirituales: los que tienen esta posición[4] suponen que aquellos 144 000 no serán judíos literales sino miembros de la iglesia. No obstante, aquellos 144 000 son un grupo exacto. Sólo 144 000 personas conformarán este grupo. Por cuanto a la Gran Multitud, ellos difieren de los 144 000.
(4) Los 144 000 y la Gran Multitud son grupos diferentes: los que sostienen esta postura,[5] creen que los 144 000 es un número simbólico seguidores de Cristo, y no judíos literales. No obstante, ellos piensan que los 144 000 y la Gran Multitud son grupos distintos (o que los 144 000 están dentro de la Gran Multitud). En algunos de los casos, se ha propuesto que la Gran Multitud son los hijos de Dios resucitados de todas las edades.[6]
(5) Los 144 000 y la Gran Multitud son el mismo grupo: Los que proponen esta interpretación,[7] plantean que los 144 000 y la Gran Multitud son el mismo grupo en diferentes perspectivas. En cortas palabras, los 144 000 son la Gran Multitud.

A pesar de las distintas interpretaciones, varios han optado, mayormente teólogos conservadores, por la simbología de los 144 000. Sin embargo, varios también han apoyado el pensamiento Dispensancionalista.[8] En el caso del mundo adventista, a través de sus publicaciones, el pensamiento sobre los 144 000 como número, es que es simbólico y no literal.[9] No obstante, la discusión ahora está relacionado con la Gran Multitud y los 144 000: Estos dos grupos ¿Son el mismo o distinto grupo?[10]
El propósito de este artículo es poder responder esta pregunta analizando Apocalipsis 7:4-9 y 14: 1-5 respectivamente. Para ello, se verá en qué momento aparecen los 144 000, luego se estudiará la simbología de los 144 000, si los 144 000 y la Gran Multitud son o no el mismo grupo, y qué relación tiene los 144 000 con el Remanente de Apocalipsis 12: 17.El contexto de Apocalipsis 7 y 14
El libro de Apocalipsis se puede dividir en tres partes básicamente: (1) Parte histórica (1-11),[11] (2) Parte intermedia[12] (12-14), y (3) Parte escatológica (15-22).[13] Al estructurar el libro de esta forma,[14] se estudiará con mayor amplitud el contexto donde aparece sobre los 144 000 y la Gran Multitud (se obviará Ap 15: 1-8; 19: 1-11).Apocalipsis 7: Los 144 000 y la Gran Multitud en su contexto
Este capítulo es un paréntesis entre el 6to y 7mo sello que responde a la pregunta “porque ha llegado el gran día de la ira de Dios ¿y quién podrá sostenerse?” (6:17)[15] planteada en el 6to sello. Al formularse aquella interrogante, Juan encuentra respuesta al escuchar que los únicos que pueden estar de pie ante el trono de Dios y su ira – las siete plagas postreras (Ap 15, 16) – son los 144 000 sellados (vv. 3, 4). Y mientras no se realice el sellamiento, aun no pueden ser enviadas estas plagas. Cuando esto ocurra, se dará la II venida (que en este caso es el 7mo sello-Ap 8:1, cf. con 15-18).
En base a estos eventos, el contexto de los 144 000 de este capítulo es escatológico, puesto que aparece en un marco de sellamiento-anuncio/detenimiento de las siete plagas postreras – II Venida (7mo sello).
No obstante, Apocalipsis 7 no sólo registra a los 144 000 sino también a la Gran Multitud (en especial la descripción de sus características: vv. 9-17). Al comparar los 144 000 con la sección de la Gran Multitud, aparece un nuevo elemento: “Estos vienen de la Gran Tribulación” (v. 14). Lo interesante de esto, es que tanto los 144 000 y la Gran Multitud están dentro del mismo capítulo y del mismo contexto: el sellamiento – la ira de Dios (anuncio) – persecución – II venida. Por lo tanto, no sólo la sección de los 144 000 (4-8) responde a la pregunta del 6to sello, sino también el registro de la Gran Multitud (9-17). No se puede entender el sellamiento, la persecución y el anuncio/detenimiento (7:1) de las postreras plagas, únicamente a la luz de los 144 000, también se debe de comprender a la luz de la Gran Multitud. Al hacerse, se tendrá más luz para poder identificar a estos dos grupos.
Para dejar en claro esta parte, es necesario considerar que el contexto de Apocalipsis 7 es netamente simbólico, puesto que hay una lista de figuras presentadas en este capítulo, como por ejemplo: “cuatro ángeles”, “cuatro vientos” (v. 1), “sello del Dios vivo”, “delante del Cordero”, “emblanquecidos en la sangre del Cordero” (vv. 9, 15, 17), “cuatro seres vivientes” (v. 11). Estos elementos reflejan la naturaleza simbólica del capítulo. Por este motivo, los 144 000, según su contexto, es simbólico y no literal. Decir lo contrario es interpretar el texto fuera de su contexto.[16]

Apocalipsis 14:1-5: Los 144 000 en su contexto[17]

Poder estructurar y entender a la perfección Apocalipsis 14 en su contexto (12-14)[18] es muy complejo. Sin embargo, en este estudio sólo nos centraremos en los 144 000. Este grupo es registrado en Apocalipsis 14: 1-5 estando con el Cordero en el Monte Sión (v. 1). Su contexto más cercano es la predicación del mensaje de los tres ángeles (vv. 6-12), el rescate de las primicias de Dios (v. 4), la cosecha (v. 15) y luego la II venida (v. 14). Esto hace deducir que el contexto de los 144 000 es escatológico.
Además, se debe de recalcar el simbolismo de los 144 000 en base a su contexto. Símbolos tales como “Cordero” (v. 1), “siguen al Cordero” (v. 4), “contaminarse con mujeres” (v. 4), “castos” (v. 4), “ángeles anunciando el evangelio” (vv. 6-12) indican un contexto simbólico aclarando así la no literalidad de los 144 000.

Después de estudiar el contexto tanto de Apocalipsis 7 y 14, se puede llegar a las siguientes conclusiones con respecto a los 144 000 y la Gran Multitud:

(1) Tanto los 144 000 y la Gran Multitud aparecen en el mismo contexto escatológico: (a) Paréntesis entre el 6to y 7mo sello (cap. 7, II V.), (b) Proclamación del Mensaje de los Tres Ángeles (14: 6-12), (c) Anuncio de las siete plagas (6: 17), (d) La persecución y rescate (final – 7: 14; 14: 4), (e) La II Venida (7: 14-17; 14: 14), (f) Cristo con los redimidos rescatados (dando entender que ellos no probaron la muerte)/primicias (por un lado presentado a través de la Gran Multitud [7: 15-17], y por otro, a través de los 144 000 [14: 1]).[19]
(2) En este contexto, especialmente estando de pie con el Cordero (7:14-16; 14:1) después de haber sido rescatados de la gran tribulación, los 144 000 y/o la Gran Multitud pueden ser un (dos) grupo (s) de personas que en la II V. no habrán probado la muerte. Al parecer, ellos pasarán la gran persecución (7: 14) y permanecerán vivos cuando Cristo venga (15: 2-4).
(3) La Gran Multitud, como se pudo analizar, no son los resucitados de todas las edades desde Adán y Eva hasta la II Venida.[20] Ellos aparecen en un contexto escatológico.
(4) Es posible, por estar en el mismo contexto escatológico, que los 144 000 y la Gran Multitud sean el mismo grupo. Si ambos grupos han pasado o sobrevivido la gran persecución y no han probado la muerte hasta la II Venida, puede darse dos posibilidades ¿O hay dos grupos distintos de redimidos esperando al Señor? ¿O son el mismo grupo representado por Apocalipsis en dos figuras distintas? Para responder a estas preguntas, se tiene que recordar que cuando Cristo venga, sólo habrán dos grupos: Uno de redimidos, y otro de impíos (Mt 25: 46). Suponiendo que ambos sean grupos distintos, entonces habrán dos grupos diferentes de sellados que permanecerán vivos después de la caída de las plagas, y serán también ambos grupos los que, sin probar la muerte, observen a Jesucristo descender de las nubes. Lo cual, no tiene asidero bíblico.
(5) Los 144 000, al estar en un contexto simbólico, no puede ser un número literal.
(6) Probablemente son los 144 000 los que predican el Mensaje de los Tres Ángeles (14: 6-12).

Los 144 000: Por qué no puede ser literal

Contextualmente hablando, como ya se mencionó, los 144 000 no puede ser un número literal (sin embargo, de que va a existir este grupo, va a existir). Aquellos que mayormente sostienen la literalidad de este número, y de las tribus, son los dispensancionalistas. Esta interpretación es hecha con el fin de confirmar la persecución final recibida por 144 000 judíos de sangre por parte del anticristo durante siete años.

No obstante, bíblicamente hablando, no es aceptable la literalidad de este número, por las siguientes razones:

(1) El contexto es simbólico: hay figuras y símbolos a lo largo de los capítulos 7 y 14. Si se respeta el contexto para interpretar un texto, se verá claramente que la literalidad de este número no da lugar.
(2) El número mismo: El número 144 000 es múltiplo de 12 x 12 x 1000.

(2.1.) El número 12 es usado frecuentemente en el NT para designar a los 12 apóstoles (Hch 6: 2; 1 Co 15: 5; Ef 2: 20; Ap 1: 14b) y a las 12 tribus de Israel (Mt 19: 28; Lc 22: 30; Stg 1: 1; Ap 21: 12c [cf. 7: 5-8; 12: 1]). Por lo general se considera este número como sugerente de administración divina.[21] Una mejor relación entre los 12 apóstoles y las 12 tribus se encuentra en la Nueva Jerusalén (Ap 21: 12-21; 22: 2). Teniendo esta relación, 12/Tribus/Apóstoles, se puede concluir que el número 12 representa al pueblo de Dios. Con respecto a nuestro estudio, los 144 000 entonces representan al pueblo de Dios que espera a Jesucristo en la II Venida. Como LaRondelle explica:

“Juan descompone el número 144 000 en 12 por 12 000, por lo cual muestra 12 que el número clave, que debe entenderse en su significado en el sistema del pacto como representando al pueblo del pacto o el reino de Dios”.[22]

(2.2.) El número 1 000 se encuentra mayormente en el AT en un contexto de “guerras, batallas militares” del pueblo de Israel. En sí, viene a ser la unidad bélica israelita (comúnmente organizada por unidades de 1 000 – ver Nm 1: 16; 10: 4; 31: 4-5). Beale hace un pequeño análisis, pero significativo, sobre la relación entre “1 000” del AT con los “144 000” de Apocalipsis:

“El objetivo de enumerar para un censo en el AT fue siempre contar la fuerza militar de la nación, por ejemplo: Nm 1:3, 18, 20; 26:2, 4; 2 Sam 24:1-9; 2 Cro 27:23 (el uso de “mil” en Ap 7 podría también tener una connotación militar, como en Num 1; 31:14, 48). La repetición de ek phyles (“de cada tribu”) en Ap 7:5-8 podría dar eco a la casi idéntica frase repetida ek tes phyles (“de la tribu”) de Num 1:21-43 (Note también “de los hijos de Israel” en Num 2:32 y la misma frase in Ap 7:4)”.[23]

Después de este análisis, él concluye que los 144 000 son un “ejército escatológico de Dios – no un ejército literal de israelitas, pero es un símbolo de la “iglesia militante”.[24]
Por lo tanto, según lo que se viene estudiando, los 144 000, no judíos literales, representan al pueblo de Dios[25] en su totalidad, militando y venciendo contra las fuerzas del mal en el tiempo del fin. Beatrice S. Neall lo sintetiza de esta manera:

“[…] el número 144 000 debe entenderse como un símbolo de la unidad, la perfección y la consumación de la iglesia de Dios, completa porque se ha completado el número de los elegidos (Apoc. 6:11)”.[26]

(3) Las tribus: en los versículos 5 al 8, se mencionan 12 tribus pero no con el orden común israelita. Hay cuatro listas, incluyendo Apocalipsis, a lo largo de la Biblia (Gen 49; Nm 1: 5-15; Eze 48). Al hacer la comparación en estas listas, se nota grandes diferencias: (a) Sólo en Apocalipsis la lista de tribus inicia con Judá, a diferencia que en Génesis y Números lo hacen con Rubén, y en Ezequiel con Dan, (b) No hay una similitud en el orden de las tribus de cada lista, (c) Mientras que en Apocalipsis se omite a Dan y Efraín, y se agrega a Leví y a José, en las otras listas aparece Dan y se omite a Leví (tanto en Nm y Eze).
Sin embargo, ¿Es relevante que se agregue, se desordene y se omita algunas tribus? Parece que no. La pregunta que más interés tiene es ¿Estas tribus, son simbólicas o literales? Sobretodo, al recordar que los 144 000, 12 000 de cada tribu, han de aparecer en el tiempo del fin, en el tiempo cuando Cristo venga, estas doce tribus ¿Estarán cuando el Señor regrese por segunda vez? Si se cree que los 144 000 son literales, lo mismo se tiene que pensar de las tribus, por lo tanto ¿Realmente reaparecerán las doce tribus en el futuro, cuando hoy, e incluso en el tiempo de Cristo, muchas de ellas desaparecieron?[27]Indudablemente que no, por lo tanto, no es aceptable pensar que las Doce Tribus tendrán un papel importante en la escatología bíblica.
Entonces ¿A qué Israel se refiere Apocalipsis 7? Evidentemente a “Israel espiritual”: La Iglesia. Pedro es claro al decir que son los cristianos el nuevo Israel espiritual (1 P 2:9). Que aquellos que han sido lavados por la sangre de Cristo tienen el privilegio, sean judíos o gentiles, de ser parte del pueblo de Dios: La iglesia de Cristo. Para Pablo “todos sois hijos de Dios mediante la fe en Cristo Jesús” (Gál 3: 26-29 – énfasis nuestro), por tanto, al ser revestidos por Cristo (ver v. 27), “no hay judío ni griego…” (v. 28). Estando Él, no existe más el Israel político sino el espiritual, o como lo define Pablo “el Israel de Dios” (Gál 6: 16).
(4) Sus características: Ocurre serios problemas, en base a Apocalipsis 14: 1-5, decir que los 144 000 es literal. Las características de este grupo son: “no se contaminaron con mujeres”, “son castos”, “siguen al Cordero”, etc. Sin embargo, ¿Qué pasaría si los 144 000 – de manera literal – “no se contaminaron con mujeres”? Los 144 000 serían sólo varones (¿Las mujeres, dentro del contexto de los 144 000, no irán al cielo?), puesto que no se “contaminaron” con mujeres.[28] De la misma forma, el texto indica que este grupo “son castos”, entonces, al decir que es literal, diremos pues que ellos nunca tuvieron relaciones coitales, que nunca tuvieron esposas y que fueron solteros toda la vida siendo célibes (¿Es que acaso los casados no irán al cielo?). Una vez más, decir que los 144 000 es literal, sería ir en pos de una mala interpretación bíblica que causaría muchos problemas.
(5) Lealtad: Apocalipsis 7: 4-8 habla que los 144 000 son “israelitas”. Ante esto, se supone que como israelitas que son, si se cree que son literales, ellos únicamente deben de seguir a Dios (el Padre) y no al Cordero (Jesucristo). El israelita literal (o de sangre) no ha aceptado el Mesianismo de Cristo. Por eso, su fe siempre ha sido únicamente en el Padre, y en la espera de la I venida del Mesías, más no en el Mesías Jesucristo. Por lo tanto, si se cree que los 144 000 son judíos literales, se debe pensar que ellos únicamente siguen a Dios el Padre. Sin embargo, Apocalipsis 14: 4 registra que los 144 000 también siguen al Cordero. Esto hace suponer que estos israelitas han aceptado la fe mesiánica predicada por la iglesia. La fe y lealtad de estos judíos no es sólo al Padre sino también al Mesías Jesucristo, creencia principal de la iglesia. Por lo tanto, una vez más, es inadmisible que los 144 000 sean judíos literales.

Después de haber hecho este breve análisis, es imposible, al interpretar de manera correcta la Biblia, decir que los 144 000 es un número literal. Hacerlo, traería varias complicaciones acerca de quiénes y cuántos irán al cielo.Los 144 000 y la Gran Multitud ¿Distintos o el mismo grupo?
Al saber con exactitud que los 144 000 no es un número literal sino simbólico, y conocer en qué contexto aparece este grupo, ahora se van a responder las siguientes preguntas ¿Qué relación tienen los 144 000 y la Gran Multitud? ¿Son el mismo o distinto grupo? Para contestarlas, se va a estudiar: (1) el modelo “oír – ver”; y (2) se relacionará y se encontrará las similitudes entre estos dos grupos en base a Apocalipsis 7: 4-17; 14: 1-5, 15; 15: 1-4; 19: 1-8. Al hacer este estudio nos daremos cuenta que los 144 000 y la Gran Multitud son el mismo grupo.

(1) Modelo “oír – ver”

Este modelo consiste en ver una realidad en dos perspectivas distintas. Primero cuando el vidente oye, y luego, cuando ve aquello que oyó. En ambos de los casos, de lo que oye y ve, la realidad es la misma. En Apocalipsis se puede ver algunos ejemplos de este modelo:[29]

Texto
5: 5, 6 “me dijo: No llores; mira, el León…”, “Miré, y vi…, a un Cordero…”
7: 4,9 “Y oí el número… 144 000 sellados”, “Después de esto mire, y vi una gran multitud… de todas las naciones, tribus, pueblos y lenguas”
21: 9-12 “… diciendo: Ven, te mostraré la novia, la esposa del Cordero”, “… y me mostró la ciudad santa…”

En el primer ejemplo, el profeta oye que el León abrirá el sello, sin embargo, cuando es el momento de ver al León, no ve al León sino al Cordero. En ambas situaciones, el personaje y la realidad es la misma: Cristo es el Cordero y el León.
En el segundo ejemplo se da el mismo modelo. El vidente primero oye el número, 144 000, pero aún no ve aquellos 144 000 israelitas (12 000 de cada tribu). Sin embargo, cuando es el momento de ver aquellos israelitas, Juan no ve lo que oyó (144 000), sino ve una Gran Multitud de “todas las naciones, tribus, pueblos y lenguas…” (7: 9). Una vez más, Juan oye (los 144 000 israelitas) y ve (una Gran Multitud de todas las naciones) la misma realidad.[30]
Por último, al profeta se le invita ver a la novia (supuestamente, en base a Apocalipsis 12, aquella novia debería ser una mujer), la esposa del Cordero. Pero en vez de ver a una novia, ve a una cuidad, la Nueva Jerusalén. Se le llama a ver una dimensión (una novia), pero se le presenta otra (una ciudad), no obstante, la realidad es la misma.
En estos tres ejemplos, por un lado, al profeta se le invita a escuchar una figura cuya realidad la verá después (como el segundo y tercer ejemplo). Y por otro, se le llama para escuchar una realidad/figura en una dimensión, y luego se le es mostrado otro símbolo/realidad en otra dimensión (como el primero). En ambos casos, las dimensiones son distintas pero la realidad es la misma.
Aplicando este modelo, es aceptable creer que los 144 000 y la Gran Multitud son el mismo grupo. Al inicio, al profeta se le declara el número de sellados (7: 4), número que aun no se le es mostrado. Cuando el profeta llega a ver aquellos 144 000 sellados (v. 9), aquello que escuchó (v. 4), no ve dicha cantidad, sino una Gran Multitud. No de cada tribu de Israel, sino de todas las naciones. Lo cual hace suponer que al vidente se le hace oír un número simbólico de redimidos, y luego se le muestra la realidad de dicho número simbólico. Como declara Müeller: “Los 144 000 y la gran multitud son el mismo grupo en diferentes perspectivas. La primera designación es un término simbólico, el último describe la realidad”.[31]
Por lo tanto, lo que ha Juan se le fue presentado no es la cantidad de israelitas redimidos, sino a la iglesia (Israel espiritual) en su totalidad que vienen de todas las partes del mundo. Al respecto, LaRondelle concluye:

“Apocalipsis 7 contiene la llave para abrir su propio simbolismo hebreo: el verdadero Israel de Dios no está limitado a 144 000 judíos literales, sino que es un símbolo de la totalidad del Israel espiritual entre toda la raza humana”.[32]

(2) Similitudes

Los 144 000 y la Gran Multitud aparecen en los capítulos 7, 14, 15 y 19 de Apocalipsis. Cuando se estudia estos capítulos y se relaciona a ambos grupos de redimidos, se podrá notar que ambos tienen las mismas características, indicando así, que son el mismo grupo.

Los 144 000 y La Gran Multitud
A. Están delante del trono de Dios y del Cordero (6: 16, 17; 14: 1; 15: 15).
A´. Están delante del trono de Dios y del Cordero (7: 9, 11, 15; 19: 4).
B. Son rescatados (pasaron). Son primicias (14: 3, 4).
B´. Vienen de la gran tribulación (7: 14).
C. Permanecen vivos en la II venida. Son ellos los que están en el 6to y 7mo sello, y las siete plagas (6: 17-7: 3; 14: 14-20; 15: 5-8).
C´. Aparecen al fin del sexto sello y antes de la caída de las plagas (7: 9-17).
C´. Están vivos cuando Cristo viene (19: 11).
D. Siguen al Cordero adondequiera que va (14:4). Son siervos de Dios (7: 3).
D´. El Cordero… los pastoreará y los guiará (7: 7). Sirven a Dios (7: 15).

En A y A´ se puede notar que ambos grupos están delante del trono de Dios y del Cordero. Según Apocalipsis 6: 17 ¿Quiénes son los únicos que pueden estar de pie delante del “trono de Dios” (v. 16)? Obviamente tendrá que ser un grupo selecto, y dicha selectividad dependerá del Sello de Dios (vv. 2, 3). Sólo los sellados estarán de pie delante del trono de Dios y del Cordero. Lo interesante de todo esto, es que en el versículo 4 son los 144 000 los sellados (los que indudablemente deben de estar de pie del trono de Dios y del Cordero), y en el versículo 9 es la Gran Multitud los que están de pie delante del trono de Dios (¿no se supone que los únicos que deben de estar de pie delante del trono de Dios son los 144 000?). Evidentemente los 144 000 y la Gran Multitud son el mismo grupo.
En B se puede ver que los 144 000 fueron rescatados en el regreso de Jesucristo por II vez. ¿Rescatados de qué? Obviamente rescatados (14: 3, 4) de la última persecución por parte de los agentes de Satanás (ver Ap 13).[33] En B´ es descrita la Gran Multitud, al parecer, ellos también vienen de la gran tribulación (7: 14). ¿Cuál tribulación? La misma persecución de donde fueron rescatados los 144 000: la del tiempo del fin. Según Apocalipsis 7: 14 y 17 ellos pasan una tribulación y luego son vistos con el Cordero, indicando así que esta persecución es previa a la II Venida. Por lo tanto, una de estas dos opciones ¿O habrán dos grupos de sellados que pasarán la misma persecución? ¿O ambos son el mismo grupo? Lo más lógico es que son el mismo grupo.
En C y C´ se observa algo similar. Tanto los 144 000 y la Gran Multitud sobreviven a la persecución y quedan de pie ante las siete última plagas, sobreviviendo así en la II Venida. La pregunta es semejante a la anterior ¿Habrán dos grupos de redimidos que pasen la persecución, estén de pie ante las plagas y queden vivos cuando Cristo venga? ¿O son el mismo grupo?
En D y D´ tanto los 144 000 y la Gran Multitud, como grupo (s) selecto (s), siguen al Cordero a donde Él va. No sólo eso, a ambos se les llama “siervos” (el mismo término griego [doulos] tanto para los 144 000 como para la Gran Multitud) de Dios. Lo cual, una vez más, indica que ambos son el mismo grupo.

Al hacer esta similitudes, se puede concluir que los 144 000 y la Gran Multitud, en base a sus características, son el mismo grupo.Objeciones
Algunos han objetado esta posición diciendo que los 144 000 y la Gran Multitud no son el mismo grupo. Por lo menos hay dos razones: (1) Los 144 000 aparecen en la tierra y la Gran Multitud en el cielo; (2) La preposición meta del v. 9 indica que se está iniciando una nueva visión, por lo tanto, se está hablando de dos grupos distintos, cada uno en su respectiva visión. No obstante, hay respuestas para estas objeciones.
En primer lugar, que los 144 000 y la Gran Multitud aparezcan en dos esferas distintas no quiere decir que sean grupos diferentes. Hay que recordar una vez más: a Juan se le presenta dos dimensiones de una misma realidad. La primera: los 144 000 están listos en la tierra para ser sellados y estar en pie delante del trono de Dios, como también pasar la tribulación y las siete plagas. En cortas palabras, los 144 000 preparándose para esta crisis. Como un ejército listos para la batalla. Lo que algunos teólogos denominan “Iglesia Militante”. La segunda: La Gran Multitud está en el cielo puesto que ya han pasado la gran tribulación. Ellos ya recibieron el sello de Dios, han sobrevivido a la persecución y ahora están con el Señor. Al parecer, este ejército ya pasó y venció en la batalla. Esta iglesia fue militante, y ahora es vista como triunfante.[34] Además, recordemos que el grupo militante que aparece en la tierra (los 144 000), aparece también en el cielo (Ap 14: 1) como iglesia triunfante. Mientras que en Apocalipsis 14 la iglesia triunfante son los 144 000, en Apocalipsis 7 la iglesia triunfante es la Gran Multitud. Como concluye Stefanovic:

“Los dos grupos de las personar redimidas de Dios en el capítulo 7, nominalmente, los 144 000 y la Gran Multitud, son claramente relatados. Ellos son el mismo pueblo vistos en dos etapas de su historia y en sus diferentes roles”.[35]

Por lo tanto, no habría ningún problema que un grupo aparezca en la tierra y el otro en el cielo. Ambos son el mismo grupo pero presentados en dos situaciones distintas de tiempo.
Por último, que aparezca la preposición meta en el versículo 9 no indica que en Apocalipsis 7 haya dos visiones distintas. Por lo menos, existen dos razones para no aceptar este punto de vista.

(1) La preposición meta que aparece en el v. 9 aparece 21 veces en el libro de Apocalipsis.[36] Meta puede traducirse como con, después, contra dependiendo el contexto y el uso. En el caso del versículo 9, la traducción es después, el cual va acompañado de “de esto miré”.
En Apocalipsis aparece 5 veces esta formula “Después de esto miré/oí”.[37] De las cinco veces, sólo una indica que es una nueva visión (4: 1). En las otras cuatro, meta es usada para mostrar la continuación y unidad de la visión.[38]
(2) Hay que recordar que Apocalipsis 7, en su totalidad, es un paréntesis entre el 6to y el 7mo sello. Todo este capítulo es una unidad y no dos visiones diferentes.

En conclusión, no es un impedimento la preposición meta en Apocalipsis 7: 9 para creer que los 144 000 y la Gran Muchedumbre son el mismo grupo.

Los 144 000 y el Remanente

Al inicio se indicó que hay unidad en Apocalipsis 12 al 14. Se enfatizó también que tanto eventos históricos como escatológicos están entremezclados en estos capítulos. En base a estos dos aspectos, se va a relacionar al Remanente de Apocalipsis 12: 17 con los 144 000 (especialmente del cap. 14). Para ello, primero vamos a ver qué parte es histórica y qué parte es escatológica en estos tres capítulos, y luego se hará la relación respectiva.

En el cap. 12 se ve quiénes son los participantes de la lucha en el tiempo del fin: El remanente vs. El Dragón. En el cap. 13 se amplía el panorama diciendo que este mismo Dragón (Satanás) usará dos agentes con el fin de asesinar a los santos (13:10) y recibir la adoración de toda la tierra: La bestia que sube del mar y la bestia que sube de la tierra. Por último, el cap. 14, más que enfatizar la persecución de los santos, detalla: (1) El cumplimiento de las promesas de Dios: (a) Los santos [144 000] con el Cordero en el Monte Sión (Ap 14: 1-5), (b) La segunda venida de Cristo (14: 14); (2) La predicación del tiempo del fin: El Mensaje de los Tres Ángeles (14: 6-12).
Por cuanto a los tiempos, Apocalipsis 12 contiene historia y escatología. Del v. 1 hasta el 16 (a excepción de los versículos 7 al 12 que vienen a ser un paréntesis del cap.) es historia, y el v. 17 es escatología. Para el cap. 13 sucede los mismo, contiene tanto historia como escatología. Mayormente es historia lo relacionado a la bestia que sube del mar (vv. 1-8), y escatológica lo concerniente a la bestia que sube de la tierra y la adoración mundial (vv. 9-18). Y para Apocalipsis 14, al parecer, no se presentan sucesos históricos sino eventos finales.
Si se relaciona la parte escatológica de cada uno de estos capítulos, se puede notar que: (1) El remanente tiene relación con aquellos “santos” perseguidos de Apocalipsis 13:10; (2) El remanente aparece en el mismo contexto escatológico de: (a) El Mensaje de los Tres Ángeles (14: 1-5), (b) Los Santos perseverantes (14: 12); (c) La II Venida (14: 14), y (d) Los 144 000. Esto hace concluir que, por el contexto escatológico, hay una íntima relación entre el Remanente y los 144 000.

Al terminar de relacionar el tiempo del Remanente, ahora se va hacer lo mismo con sus características.
Si se relacionan las características que tiene el Remanente (12: 17), los Santos (13: 10) y los Santos perseverantes (14: 12), se puede notar que prácticamente son las mismas, como por ejemplo: (1) En los tres casos aparecen después de los 42 meses, o sea, en el tiempo del fin; (2) Estos tres grupos guardan los mandamientos de Dios (implícitamente hablando en Apocalipsis 13: 10) rindiendo adoración a Dios; (3) Los tres son perseverantes en medio de las persecuciones del Dragón y sus representantes; y (4) Los tres tienen fe en el testimonio de Jesucristo. Por lo tanto, en base a sus características, es aceptable pensar que el “remanente” de Apocalipsis 12:17 son “los santos” de 13:10, y estos, son “los 144 000” del capítulo 14, especialmente “los santos” del 14:12. Como declara Müeller “Ap 12:17; 13:10 y 14:12 están entrelazados y describen las mismas características del remanente apareciendo bajo diferentes nombres”.[39] Stefanovic también afirma:

“El libro de Apocalipsis no sostiene la idea de que Dios tiene dos grupos distintos de personas sobre la tierra… Juan el revelador indica claramente que él tiene sólo un pueblo en mente cuando él se refiere a estos como Siervos de Dios (1: 1), el Remanente (12: 17), los santos (14: 12) y la esposa del Cordero (19: 7-8; cf. Cap. 12)”.[40]

Antes de continuar, se quiere identificar quiénes son los Santos perseverantes de Apocalipsis 14: 12. Para comenzar, el contexto de Apocalipsis 14 es netamente escatológico, por lo tanto, los componentes de este capítulo se tienen que ubicar en el mismo contexto. Siendo así, es lógico pensar que hay una gran relación entre los Santos Perseverantes y los 144 000. Mientras los Santos perseverantes son presentados al inicio militando contra Babilonia, posteriormente ellos son presentados como triunfantes a través del símbolo de los 144 000. Por lo tanto, los 144 000 triunfantes son aquellos Santos perseverantes que antes de la II Venida, vencieron al Dragón.
Al tener esto como base, será más fácil ver la relación entre los 144 000 y el Remanente. Si los Santos perseverantes son los santos que vencen a los agentes de Satanás, y estos santos son el Remanente, y, como se ha visto, los Santos perseverante son los 144 000, es lógico pensar que el Remanente tiene una íntima relación con este grupo. Al parecer, posiblemente los 144 000 pertenecen al remanente. Es probable que los 144 000 son aquellos miembros del remanente que no probarán la muerte cuando Cristo venga.

Conclusiones
(1) Por el contexto simbólico de Apocalipsis 7 y 14, los 144 000 es un número simbólico y no literal. Este es un grupo selecto que representa al pueblo de Dios que, sin haber probado la muerte, están de pie en la II venida. En cortas palabras, ellos son los que reciben a Cristo viniendo con las nubes.
(2) Al estar la Gran Muchedumbre en el mismo contexto escatológico de los 144 000 (cap. 7; 14: 1-5), el haber pasado “la gran persecución” (7: 14), el tener las mismas características, y después de haber usado el modelo “ver-oír” de Apocalipsis, permite concluir que ambos son el mismo grupo.
(3) Mientras que los 144 000 en Apocalipsis 7: 4-8 representan a la iglesia militante, la Gran Multitud representa a la iglesia triunfante. Eso no quiere decir que los 144 000 aparecerán al inicio de la batalla, y la Gran Multitud al final de ella, al contrario, la Gran Multitud representa también la promesa cumplida a los 144 000. Como si la Gran Multitud representara a los 144 000 después de haber vencido en la batalla. En cortas palabras, la Gran Multitud son los 144 000 triunfantes. Y esto es registrado en Apocalipsis 14: 1-5 donde los 144 000 están con el Cordero en el cielo.
(4) Al relacionar al Remanente de Apocalipsis 12: 17 con los 144 000, en base a su contexto respectivamente, es posible que los 144 000 pertenecen al Remanente. Por lo tanto, los 144 000/Gran Multitud “Guardan los mandamientos de Dios y tienen fe en el Testimonio de Jesucristo”.
Autor:
Oscar Mendoza Orbegoso
Referencias Biliográficas[1]William Barclay, Comentario al Nuevo Testamento: Apocalipsis II (Terrassa: Clie, 1999), 34.[2]Entre ellos Ivan Barchuk, Explicación del Apocalipsis (Barcelona: Clie, 1975), 140-8; Herbert Lockyear, Apocalipsis: el drama de los siglos (Miami: Vida), 97; Sunshine Ball, Daniel y el Apocalipsis (Miami: Vida, 2000), 106. Una postura similar, es la de William MacDonal, quien cree que “Los 144 000 son evidentemente creyentes judíos”, William MacDonald, Comentario bíblico de William MacDonald: Antiguo Testamento y Nuevo Testamento (Terrassa: Clie, 2004), 1088.[3]Como por ejemplo Antolín D. Gil, El sentido de la historia y la palabra profética (Terrassa: Clie, 1995), 568; Enrique Martorell, El griego del Nuevo Testamento (Terrassa: Clie, 1998), 1: 358-9.[4]Entre ellos Evis Carballosa, Apocalipsis: La consumación del plan eterno de Dios (Grand Rapids: Portavoz, 1997), 150-1.[5]Como Antolín D. Gil, El sentido de la historia y la palabra profética 568; Evis Carballosa, Apocalipsis: La consumación del plan eterno de Dios, 153; William MacDonald, Comentario bíblico, 1088; Mervyn C. Maxwell, Apocalipsis: Sus revelaciones (Buenos Aires: Asociación Casa Editora Sudamericana, 1991), 176; Elisabeth Schüssler Fiorenza, Apocalipsis: Visión de un mundo justo (Estella: Verbo Divino, 1997), 98-100.
[6]Francis Nichol, ed., Comentario bíblico Adventista, trads. Víctor Ampuero M. y Nancy Vymeister (Buenos Aires: Asociación Casa Editora Sudamericana, 1996), 7: 800.
[7]Ver G.K. Beale and Sean M. McDonough, Commentary on the New Testament Use of the Old Testament, G. K. Beale and D.A. Carson eds. (Grand Rapids, MI: Baker Academia, 2007), 1107-8; Jacques B. Doukhan, Secretos de Apocalipsis: El Apocalipsis visto a través de los ojos hebreos, trad. Claudia Blath (Buenos Aires: Asociación Casa Editora Sudamericana, 2008), 77.[8]Para un mayor estudio sobre el papel de Israel en la profecía y el dispensancionalismo, ver Hans LaRondelle, The Israel of God in Prophecy (Berrien Springs, MI: Andrews University Press, 1983); Ibíd., “Israel na profecia”, O Futuro: A visao adventista dos últimos acontecimentos, Artigos teológicos apresentados no V Simposio Bíblico-Teológico Sul-Americano em homenagem a Hans K. LaRondelle, ed. por Alberto Timm et.al. (Sao Paulo: Casa Publicadora Brasileira, 2004), 231-7, de aquí en adelante OF; Gerhard Pfandl, “Israel and the Church”, Journal of the Adventist Thelogical Society 13, no. 2 (2002): 15-29, de aquí en adelante JATS; los siguientes artículos son bajados de la misma página web: Frank B. Holbrook, “Futurism´s Countdown: Fact or Fantasy?”; Gerhard F. Hasel, “God´s Plan for Israel”; Walter F. Specht, “New Testament Israel”, Adventist Research Institute, http://www.adventist biblicalresearch.org/documents/Role%20of%20Israel.htm (consultado: 10 de Febrero, 2009), de aquí en adelante ABR; Clifford Goldstein, “¿Está Iraq en la profecía?”, Como fuego en mis huesos, trad. Adriana Itin (Buenos Aires: Asociación Casa Editora Sudamericana, 2001), 101-6. Al estudiar al Dispensancionalismo, se puede notar que es imposible creer que los 144 000 serán judíos de sangre.[9]Ver Hans K. LaRondelle, Las profecías del fin (Buenos Aires: Asociación Casa Editora Sudamericana, 1999), 154-60; Kenneth A. Strand, “The “Spotlight-on-Last-Events” Sections in the Book of Revelation”, Andrews University Seminary Studies 27, no. 3 (1989): 204-6, de aquí en adelante AUSS; Loron Wade, “Thoughts on the 144,000”, JATS 8, no. 1-2 (1997): 90-9; Ranko Stefanovic, Revelation of Jesus Christ: Commentary on the Book of Revelation (Berrien Springs, MI: Andrews University Press, 2002), 264-7; Mervyn C. Maxwell, Apocalipsis: Sus revelaciones, 176; Urías Smith, Las profecías de Daniel y Apocalipsis (California: Publicaciones Interamericanas, 1949), 2: 468; Jacques B. Doukhman, Secretos del Apocalipsis, 77.
[10]A pesar que la Biblical Research Institute de la Asociación General propone, a través de un artículo escrito por Ekkehardt Müeller (ver Ekkehardt Müeller, “The 144,000 and the Great Multitude”, ABR,http://www.adventistbiblicalresearch.org/documents/144,000great multitude.htm [consultado: 16 de Abril, 2008]), que los 144 000 y la Gran Multitud son el mismo grupo, aun hay teólogos adventistas que piensan lo contrario.
[11]Sin embargo, dentro de la parte histórica hay pasajes escatológicos. Como por ejemplo la II venida de Apocalipsis 1:7. Este evento está en la sección histórica del libro pero es un suceso escatológico porque aun no se ha cumplido. De igual manera, cuando se hace el paralelismo entre la 7ma iglesia, el 7mo sello (con su respectivo paréntesis: Ap 7) y la 7ma trompeta (con su respectivo paréntesis: 10-11:14), se notará que hay una estrecha relación escatológica. Obsérvese el siguiente paralelo:

A. Ap. 3:14-22 : ———- Iglesia Laodicea [7ma iglesia] —— II V.
B. Ap. 7-8:1 : — (anuncio del sellamiento: 144 000) —— Silencio en el cielo [7mo sello]/II V.
C. Ap. 10-11:14: — (libro abierto-surge dos testigos) —— Voces en el cielo [7ma trompeta]/II V.

Con este paralelismo, se puede ver la relación de la última iglesia con los eventos finales. Es probable que Laodicea esté involucrada con el sellamiento (7:1-3), los 144 000 (7:4-8), el librito abierto en el contexto de los dos testigos (10-11:14), y la II Venida (que es el 7mo sello y la 7ma trompeta). Todos estos eventos, a pesar que están en una sección histórica, son escatológicos. Para un mayor estudio sobre el paralelismo del 7mo sello y la 7ma trompeta, los paréntesis que le anteceden, y su relación con los eventos escatológicos, ver Ekkehardt Müeller, “Recapitulation in Revelation 1-11”, JATS 9, no. 1, 2 (1998): 260-77.[12]En esta sección se observa que la historia y la escatología están entremezcladas. Para un mayor estudio, ver Carlos Olivares, “Un análisis en la determinación de una estructura para el Apocalipsis: Implicaciones”, Theologika 22, no. 2 (2007): 258, de aquí en adelante Theo; Ibíd., “Análisis estructural de Apocalipsis 12 y 13: En busca de un esqueleto estructural”, Theo 20 no. 1 (2005): 34-62.[13]La escatología es el estudio de los eventos finales de la profecía bíblica, a saber, eventos que ocurren a partir de 1798/1844 d.C. en adelante.[14]Kenneth Strand y Elisabeth Schüssler Fiorenza proponen una estructura quiástica para una mayor comprensión y unidad literaria en Apocalipsis, ver Kenneth Strand, “The Eight Basic Visions in the Book of Revelation”, AUSS 25 no. 1 (1987): 107-21; Elisabeth Schüssler, Apocalipsis, 57. Tanto las estructuras quiásticas de Strand y Schüssler son apoyadas por Mervyn Maxwell, Apocalipsis: Sus revelaciones, 54-62; Hans LaRondelle, Las profecías del fin, 105-12; William Shea, “The Parallel Literary Structure of Revelation 12 and 20”, AUSS 23 no. 1 (1985): 37-54; Ibíd., “Revelation 5 and 19 as literary reciprocals”, AUSS 22, no. 1 (1985): 249-57.[15]Los textos serán citados de La Biblia de las Américas (California: The Lockman Foundation, 1997).[16]A la vez, no se estaría respetando los principios de interpretación profética. Para un estudio más amplio sobre estos principios, ver Kenneth A. Strand, “Foundational Principles of Interpretation”, SR-libro 1, 6:3-34; Richard Davidson, “Biblical Principles for Interpreting Apocalyptic Prophecy”, Andrews University, 1-31; Ibíd., “Biblical Principles for Interpreting Old Testament Classical Prophecy”, Andrews University, 1-39; Merling Alomía, “Some Basic Hermeneutic Principles Established by Christ for the Exegetas of All Centuries”, JATS 10, no. 1-2 (1999), 475-85; Edwin Reynolds, “Ten Keys for Interpreting the Book of Revelation”, JATS 11, no. 1-2 (2000): 261-76; William Shea, Estudios selectos sobre interpretación profética-Serie de la comisión de Daniel y Apocalipsis, vol. 1 (Buenos Aires: Asociación Casa Editora Sudamericana, 1990).[17]Para un estudio exegético de Apocalipsis 14, ver William Johnsson, “The Saints´ End-Time Victory Over the Forces of Evil” en Symposium on Revelation: Introductory and Exegetical Studies-libro 2, Frank Holbrook ed. (Silver Spring: Review and Herald Publishing Association, 1992), 7: 31-9.[18]Sobre la estructura de Apocalipsis 12 al 14, ver William Shea, “The Controversy Over the Commandments In the Central Chiasm of Revelation”, JATS 11, no. 1-2 (2000): 216; Kenneth Strand, “Chiastic Structure and Some Motifis in the Book of Revelation”, AUSS: 405; William Shea y Ed Christian, “The Chiastic Structure of Revelation 12:1-15:4 The Great Controversy Vision”, AUSS 38, no. 2 (2000): 269-92. Para estos eruditos el mensaje principal de Apocalipsis 12 al 14 es un mensaje de victoria (14: 1-5; 15: 2-4).[19]Al parecer, Juan está dando dos figuras en un mismo contexto. Como si los 144 000 fueran la Gran Multitud que están con el Cordero.
[20]El problema de fondo aquí es “La Gran Tribulación”. Si se cree que la Gran Multitud está conformada por los resucitados que murieron en el Señor de todas las edades, conociendo que ellos pasaron por la “Gran Tribulación” (7: 14), traería dos complicaciones: (1) Se llegaría concluir que todos los que murieron en el Señor desde el Edén hasta la II V. murieron siendo perseguidos, lo cual es ilógico puesto que muchos de ellos han fenecido con la muerte natural; y (2) Se colocaría a la “Gran Tribulación” como histórica y no como escatológica.[21]Vine, W.E., Vine diccionario expositivo de palabras del Antiguo y del Nuevo Testamento exhaustivo (Nashville: Caribe) 2000, c1999.[22]Hans LaRondelle, Las profecías del fin, 156.[23]G.K. Beale y Sean M. McDonough, Commentary on the New Testament Use of the Old Testament, G. K. Beale and D.A. Carson eds. (Grand Rapids, MI: Baker Academia, 2007), 1107. Para un mayor estudio, ver G.K. Beale, The New International Creek Testament Commentary NIGTC: The Book of Revelation (Grand Rapids, MI: EErdmans Publishing Company, 1999), 416-23; J. Massyngberde Ford, The Anchor Bible: Revelation (Nueva Cork: The Anchor Bible Doubleday, 1975), 38: 118.
[24]G. K. Beale y M. McDonough, 1107.
[25]Loron Wade hace un breve estudio de las características de los 144 000, identificándolas como marcas del Pueblo de Dios. Estas marcas de identidad, según este erudito, son: (1) Ellos son sellados por Dios, (2) Son leales a Dios y siguen al Cordero, (3) Son testigos de Dios y la verdad, concluyendo que los 144 000 son el pueblo de Dios, ver Loron Wade, “Thoughts on the 144,000”: 91-2.
[26]Beatrice S. Neall, “Sealed Saints and the Tribulation”, en Symposium on Revelation: Introductory and Exegetical Studies-libro 1, Frank Holbrook ed. (Silver Spring: Review and Herald Publishing Association, 1992), 6: 262.[27]No sólo eso, Doukhan amplía diciendo que “en los tiempos de Yohanan [Juan], los registros de los que pertenecían a la mayoría de las tribus habían desaparecido con la destrucción del Templo. De los que cualquiera podría estar seguro era de los que afirmaban ser parte de Judá, Benjamín y Leví”. Concluyendo “Por lo tanto, no deberíamos tomar a Israel mencionado aquí en un sentido literal”, Jacques B. Doukhan, Secretos del Apocalipsis, 77.[28]Uno de los puntos más complejos al tratar sobre las características de los 144 000 es cuando se habla sobre mujeres ¿A qué mujeres se está refiriendo el apóstol?. Para una mayor discusión, ver Daniel C. Olson, “Those Who Have Not Defiled Themselves with Women: Revelation 14: 4 and the Book of Enoch”, The Catholic Biblical Quarterly 59 (1997): 492-510.[29]Las palabras que se han puesto en cursiva es para darle mayor énfasis.[30]Bauckham arguye que la relación entre los dos segmentos es precisamente paralelo a la relación entre el león y el cordero en 5: 5-6. Así como Juan oye sobre un león y mira su significado a través del simbolismo de un cordero, así también él oye sobre los 144 000 y entonces entiende su significado a través de una visión de la innumerable multitud. R. Bauckham, The Climax of Prophecy; Studies in the Book of Revelation (Edinburgh: T&T Clark, 1993), 215-6 citado en G.K. Beale and Sean M. McDonough, Commentary on the New Testament Use of the Old Testament, 1108.[31]Ekkehardt Müeller, “The 144,000 and the Great Multitude”. LaRondelle concluye en lo mismo con respecto a este modelo diciendo “Lo que Juan vio fue una aclaración de lo que primero sólo había oído”, Hans LaRondelle, Las profecías del fin, 155.[32]Ibíd.[33]Según la unidad de Apocalipsis 12 al 14, es lógico pensar que los 144 000 son rescatados de las persecuciones de la bestia que sube del mar y la bestia que sube de la tierra (13: 15-17).[34]Beale y McDonough hacen un rápido análisis de ambos grupos en relación a ejército/militante y victoria: “Que el grupo en Ap 7:9-17 es el mismo grupo de guerreros como en 7:4-8 es sugerido además por la observación que en 7:9 ochlos (multitud) puede ser traducido como ‘ejército’ y mientras que las vestiduras y las palmas son asociados en otra parte con una victoria militar (mirar, respectivamente, 2 Mac. 11:8; 1 Mac. 13:51; cf. Testament of Naphtali 5:4), la traducción viable de soteria en 7:10 como “liberación, victoria” parece confirmar esta conclusión”, ver G.K. Beale and Sean M. McDonough, Commentary on the New Testament Use of the Old Testament, 1107, ver también Doukhan, Secretos de Apocalipsis, 77.[35]Ranko Stefanovic, 270.
[36]En 1: 7, 19; 3: 21; 4: 1; 7: 1, 9; 9: 12; 11: 11; 12: 7, 17; 13: 7; 14: 4; 15: 5; 17: 2, 14; 18: 1; 19: 1, 19; 20: 3; 21: 3; 22: 21.
[37]4: 1; 7: 1, 9; 15: 5; 18: 1.
[38]Como por ejemplo en el 7: 1. A pesar que es un nuevo capítulo, es la continuación del 6to sello, y no una nueva visión. De igual manera en el 15: 5, Juan ve a los santos en el santuario celestial glorificando a Dios (vv. 1-4) y prestos a ver la caída de las siete plagas postreras (vv. 1-8). A pesar que “Después de estas cosas miré” está en el versículo 5, esto no amerita pensar que a partir de este texto es otra visión, puesto que, en base a su contexto, es una sola.[39]Ekkerhardt Mueller, “The 144,000 and the Great Multitude”.
[40]Rango Stefanovic, 270.

Anuncios